Empiezan a bajar las temperaturas y aumentan las ganas de estar más tiempo en casa, ¿no? El invierno nos invita a retirarnos un poco a nuestro rincón, descansar y disfrutar del sofá, la cama, la alfombra… El frío invita a una película con palomitas y chocolate caliente, a una cena regada con vino con los amigos, ¡un día entero en la cama con la persona que amas! ¿Te apetecieron disfrutar de todo esto en el calor de tu hogar? Entonces, ¿qué tal hacer que tu hogar sea más acogedor con una decoración de invierno?

Nuestra casa siempre es un lugar agradable, pero con una decoración especial , puede ser aún más acogedora. ¡Pon en práctica nuestros consejos para disfrutar del invierno en casa muy bien calentada, ya sea solo o acompañado!

1. Extiende mantas por toda la casa

Una buena manera de calentar el hogar es usar más telas en cada habitación. Hacen referencia a la comodidad, al descanso y combinan muy bien con el invierno. Por ello, las mantas son estupendos elementos para tener en casa. Son versátiles, combinan con cualquier estilo y se pueden utilizar en varios lugares: en el sofá, en la cama, en los sillones e incluso en el balcón .

Además de servir para entrar en calor, las mantas pueden darle vida a tu decoración. Disfruta del invierno para variar, utilizando modelos estampados o de colores en un sofá neutro. En el dormitorio, puedes apostar por una manta en un color complementario a tu cubrecama, aportando color y vida a tu cama. Así, tendrás un ambiente aún más acogedor y armonioso.

Si te gusta un look depurado y personal, apuesta por las mantas de punto o ganchillo, que están de moda y darán un toque artesanal a tu decoración. Ahora bien, si lo que quieres es añadir más sofisticación, elige tejidos más finos, como el algodón, la malla y el jacquard. Pero si tu intención es llenar la casa de mullidas mantas, utiliza las telas de microfibra o los modelos polares. ¡Tu hogar será mucho más cálido, con un look romántico perfecto para el invierno!

La manta que adorna tu sofá también puede convertirse en manta a la hora de las palomitas. Pero, si quieres mantener el sofá más limpio y ordenado, el consejo es dejar una funda doblada dentro de una funda de almohada. Es fácil retomarlo durante la película y mantienes la habitación ordenada.

2. Usa más alfombras

Las alfombras son otro comodín en la decoración de invierno. Aportan la sensación de confort, decoran y aún calientan el ambiente. Sobre todo si tu casa tiene suelo de baldosas, como piedra o porcelanato, son indispensables. Además son piezas muy versátiles, con infinitas variaciones en tejidos, estampados y tamaños. Y vale la pena usarlo en todas las habitaciones de la casa: en el dormitorio, la sala de estar, la oficina, los pasillos e incluso en la cocina y el baño.

Si te gusta una alfombra afelpada, que te invite a tumbarte y relajarte, ¡el momento de usarla es ahora! Si el suelo de tu casa es todo blanco y quieres aportar más comodidad, utiliza una alfombra de color oscuro para ayudar a que el ambiente sea más agradable. Para aquellos que son alérgicos al polvo, existen modelos de nylon, que son hipoalergénicos y fáciles de limpiar. También existen modelos aptos para zonas exteriores, y también para zonas húmedas, como baños y cocinas. Para el comedor, elige un modelo que sea fácil de lavar y evita los colores claros. ¡Una alfombra manchada es todo lo que no quieres en tu sala de estar!

Por último, elige el tamaño adecuado de tu alfombra. Esto va a depender del ambiente donde vaya a estar: En el salón, por ejemplo, un modelo grande debe quedar unos 30 cm debajo de los muebles que componen la estancia. En el comedor, debe ser aproximadamente 60 cm más grande que la mesa, para tener suficiente espacio para las sillas. Para la habitación de matrimonio, se puede utilizar ocupando todo el espacio debajo y alrededor de la cama, con solo las mesitas de noche en el exterior, o como juego de tres, colocados delante y a los lados de la cama.

3. Cambia las bombillas

La iluminación también ayuda a que su hogar sea cálido y acogedor. Hay lámparas de color blanco frío, blanco neutro y blanco cálido. Es este último el que debes priorizar en invierno, ya que irradia un tono amarillento que va mejor con las estaciones frías.

Algunas casas ya cuentan con iluminación primaria y secundaria en ambas tonalidades y, en este caso, basta con encender una lámpara más que la otra. Si no es tu caso, puedes quedarte con las lámparas principales, pero añadir algunos elementos de color blanco cálido, como lámparas de pie, apliques y lámparas de mesa. Estos elementos pueden incluso crear una iluminación alternativa más acogedora y romántica.

Solo ten cuidado de no exagerar. Este color claro hace referencia a la relajación y el descanso, por lo tanto, no es indicado para ambientes de servicio, donde las personas necesitan atención, como la oficina, cocina y cuarto de lavado. Prefiere usarlo en dormitorios y salas y comedores.

4. Usa muchas toallas higiénicas

Las temperaturas que se presencian en el invierno invitan a quedarse en casa y relajarse. Por eso, tener un hogar más confortable siempre es una buena idea, para hacer aún más especiales los momentos hogareños. Tener un sofá o una cama llenos de almohadas es delicioso a cualquier temperatura… Pero para el frío, ¿qué tal si aumentas el número de ellas?

Extiende las almohadas en sillas, sillones, sofás, camas e incluso en el suelo. Combina la tela y el estampado con las mantas y alfombras, o haz un arreglo muy diferente y original. Una tendencia actual es la mezcla de texturas, donde puedes explorar diferentes tejidos y estampados en una sola combinación, haciendo tu espacio más divertido, moderno y personal. Si te apetece, aprovecha el tiempo para utilizar tejidos de lana, punto y ganchillo, que no van tan bien con el calor. Abusa también de los cojines gigantes de las alfombras: son una invitación a crear un rincón acogedor y divertido, incluso para los niños.

5. Apuesta por las velas en la decoración invernal

Las velas son elementos decorativos que pueden dar ese estado de ánimo en momentos especiales. Ayudan a crear un ambiente romántico, envolvente y elegante, ideal para las bajas temperaturas. La luz que emite el fuego es más suave y agradable que cualquier lámpara, lo que da ese efecto de media luz súper acogedor.

Use velas más grandes en la mesa para acompañar esa cena romántica. En el dormitorio, puedes optar por velas más pequeñas, de colores y perfumadas, para brindar una noche inolvidable… Las velas perfumadas también son ideales para usar en el baño, en una noche de fiesta. Experimenta también el efecto relajante de las velas, disfrutando de un cálido baño con tan solo la luz del fuego.

¡Simplemente no te olvides de la seguridad! Utilice soportes bien asegurados y tenga cuidado con las llamas. Si tienes miedo de provocar un incendio, también puedes apostar por velas o luces artificiales. No tendrán la misma calidez, pero pueden dar un efecto similar a tu decoración.

6. Calienta ambientes con colores más fuertes

Tranquilo, no tienes que pintar una pared solo para pasar el invierno: hay muchas otras formas de añadir color a tu decoración. Aprovecha las mantas y las almohadas, por ejemplo, para utilizar colores cálidos y terrosos , como el naranja, el rojo quemado, el caramelo y el cobre.

Los cuadros también pueden traer nuevos colores a tu hogar este invierno. ¿Qué tal comprar un lienzo nuevo o cambiar una pintura grande por algunas impresiones? También puedes cambiar solo los marcos, eligiendo materiales que combinen más con el frío, como la madera y el cobre.

Evite los elementos de colores suaves como el verde, el azul y el amarillo, y prefiera colores como el marrón, el rojo, la arena y el burdeos. Usa mucho tono sobre tono para mezclar los colores fuertes con los claros y conseguir un bonito efecto. Tenga cuidado de no usar solo colores oscuros, ya que esto puede hacer que el ambiente sea demasiado pesado. Como solemos mantener las cortinas cerradas en la época de frío, corres el riesgo de dejar tu casa lúgubre y un poco deprimida…

7. Invierte en piezas de materiales “calientes”

Si quieres comprar piezas nuevas, ya sea un sillón, un reposapiés o simplemente elementos decorativos, elige bien el modelo y los materiales. La madera es cálida al tacto y tiene un aspecto más cálido. Apuesta por tapizados mullidos con acabado de pelo. Cambia las piezas de vidrio por metal, especialmente cobre.

Apuesta por muebles cómodos para relajarte: una mecedora para el balcón, una otomana para la sala, una tumbona para el dormitorio. Además de aprovechar el frío para relajarte en cada rincón de la casa, tu decoración será mucho más acogedora y atractiva. Si te gusta recibir a amigos y familiares en casa, puedes incluso arriesgarte a poner el sofá en la esquina y llenar la alfombra con pufs y futones. ¡El único problema será lograr que los visitantes se vayan!

8. Cuida bien tus plantas

En invierno, la casa está más oscura y el clima más seco. Por eso, redobla el cuidado de tus plantas, para no perder el verde en tu espacio. Además, las plantas combinan mucho con el invierno: inspiran vida, calidez y tranquilidad. Apuesta por follaje oscuro, que necesita menos luz, y arreglos florales, que van bien con el clima romántico de la estación.

Una casa cálida es una invitación al descanso y a pasar momentos muy acogedores. Con cambios sencillos y pocos elementos como frazadas, almohadas y luces, es posible tener un ambiente súper confortable, con la belleza de la decoración invernal. ¡Sigue nuestras sugerencias y haz que tu hogar sea perfecto para el frío!

¿Cómo sueles calentar tu casa para recibir las temperaturas más frías? Deja tu comentario y di qué consejo seguiste y te gustó.

Por Admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *